POR QUÉ DEBERÍAS PROBAR EL «PARKOUR»

POR QUÉ DEBERÍAS PROBAR EL «PARKOUR»

3 agosto, 2020 Sin categoría 0

El arte del desplazamiento (ADD) es una actividad física libre de competición que consiste en interactuar con el entorno de manera creativa, únicamente con el cuerpo, mediante técnicas de carrera, salto, escalada, movimientos cuadrúpedos, acrobacias, etc. Esto es lo que la gente comúnmente conoce como parkour, aunque a nosotros nos gusta recordar que el parkour como tal se centra en el desplazamiento rápido y eficiente… pero esto lo dejamos para otra entrada de blog en el futuro.

Cambia por un momento tu percepción del parkour/ADD como espectacular, arriesgado o muy avanzado en dificultad (que es como nos lo han vendido redes y medios), por una disciplina que simplemente se centra en el desarrollo motriz y personal de quien lo practica.

Nishant, que estuvo con nosotros un año, practicando en clase. Verano de 2019.

Es lo natural

Volviendo al título, el principal motivo por el que todo el mundo debería probar el parkour/ADD es porque es una de las mayores expresiones del movimiento natural en la actualidad.

Entendemos por movimientos «naturales» aquellos de los que el ser humano ha necesitado para su supervivencia y tareas diarias como son caminar, correr, saltar, lanzar objetos, levantarlos, etc; todos ellos son visibles en un ejemplo como perseguir, cazar y portar un animal para comer. Estos movimientos naturales aparecen a su vez en el juego infantil para nuestro desarrollo, ya que son habilidades evolutivamente relevantes e indispensables.

El movimiento natural incluye un sinfín de habilidades necesarias para los desplazamientos terrestres y acuáticos de todo tipo, la lucha o defensa, la manipulación y desplazamiento de objetos, la respiración y, en relación al ritmo, quizá incluso la danza. También podríamos debatir si en algunas culturas o momentos de la historia podrían serlo el manejo de embarcaciones, montar a caballo, el manejo de X armas o herramientas, etc.

En cualquier caso la aparición del parkour/ADD ha supuesto el re-descubrimiento y afinamiento técnico de gran parte de las habilidades locomotivas terrestres, en especial en relación a los obstáculos del medio urbano.

Vivimos en entornos y pensamientos desnaturalizados para el movimiento

No estamos en la edad de piedra: contamos con luz artificial, supermercados, ascensores, transportes motorizados y demás comodidades que mejoran nuestra calidad de vida. Pero al mismo tiempo, vivimos en entornos artificiales y en el mundo digital, sin necesidad de movernos ni con gusto por hacerlo. Pasamos la jornada laboral sentados en una silla delante del ordenador y para descansar en nuestro tiempo libre nos sentamos con el móvil. Todo esto lo pagamos con nuestra salud. Somos de seres humanos lo que la mascota o animal del zoo es a su igual salvaje, o menos.

El mundo del movimiento es inmenso y el movimiento natural es una parte enorme de ello. Sin embargo, miramos a nuestro alrededor y entre todo el sedentarismo solo vemos gente practicar deporte o ejercitarse por salud o por imagen. Sí, también está quien por ejemplo socializa paseando o sube al monte o esquía porque disfruta, y sin querer quitarle valor porque compartimos esa idea, sigue sin ser representativo.

En el mundo del fitness se corre en una cinta como un hámster enjaulado o se cuentan repeticiones en una máquina que guía el movimiento de cada una de tus articulaciones. De hecho el «entrenamiento funcional» tan en auge va poco acorde a nuestras funciones y tareas diarias modernas y ancestrales.

Por otra parte, lo que ocurre con el deporte moderno es que la prioridad por el espectáculo y competición dejan poco lugar a los movimientos naturales que resultan mucho más relevantes, saludables y llenos de significado. Sí, en la pista de atletismo se tratan la carrera y el salto, por ejemplo, pero no existe la caída después del salto, no existe el terreno irregular en el que correr, no existen diferentes alturas, etc. en definitiva no se fomenta un uso generalizado, diverso y adaptativo de esa habilidad.

Sencillamente, en el uso del cuerpo de las personas adultas no hay naturalidad, no hay variedad, no hay adaptación. Tampoco hay juego, no hay espontaneidad, no hay diversión. Es como si jugar y explorar el movimiento estuviera reservado a los más pequeños. Todo lo que hacemos responde a abstracciones sociales y culturales y por lo tanto raramente es lo natural y más apropiado.

Re-descubre tu entorno

El parkour/ADD que surgió en suburbios marginales de París reinventaba el uso de la arquitectura que atrapaba a sus ciudadanos y ciudadanas. Cogió las barreras físicas y limitaciones sociales que decían por dónde había que ir y por dónde no y les dio un nuevo uso y significado.

Hoy en día la ciudad está mejor planificada para nuestro disfrute y movilidad, sin embargo, mientras instalan parques infantiles, zonas multi-deportivas, diseñan paseos saludables y máquinas de ejercicios para los ancianos, el movimiento de las personas adultas es cuanto menos obviado. Tampoco vamos a ocultar lo que nos alegra ver como se empiezan a ver skateparks, rocódromos, áreas de calistenia o parkourparks públicos, pero aún son pocos y orientados a un público adulto pero claramente más joven.

Por suerte practicar parkour/ADD es especialmente accesible e inclusivo. Solo se necesita una visión creativa que convierta el entorno en un patio de recreo en el que jugar y explorar o que lo convierta en un área de entrenamiento. Si además añadimos que no necesitas salir de la ciudad o equiparte con aparatos específicos, protectores, ropa técnica, ni nada, lo único que hace falta es, literalmente, salir por la puerta de casa.

Recorridos o «flows» de nuestras clases en el parkourpark de Sarriko. Finales de 2019.

Re-descúbrete a ti mismo/a

En ese descubrimiento de la ciudad a tu alrededor, encontrarás que hacen falta habilidad, fuerza y determinación. Aparece el peligro y se hacen visibles las debilidades de todo tipo. De hecho, el parkour/ADD está estrechamente ligado al riesgo y a su correcta evaluación. Constantemente medimos qué hacer, qué no, cómo, cuánto, qué peligros hay, como sería el plan B o plan C, etc.

Paralelamente, donde hay riesgo afloran las emociones. En un mismo entrenamiento de parkour/ADD se pueden sentir miedo, euforia, calma, frustración, satisfacción y más. Cada entrenamiento se vuelve un test de habilidad y personalidad y la superación de barreras físicas y miedos re-definen lo qué es posible para ti y tu carácter para afrontarlo. La auto-superación se vuelve así un pilar fundamental de nuestra disciplina.

El arte del desplazamiento es para ti

Si has leído hasta aquí, imaginamos que la línea argumental te intriga, pero seguro que ves barreras o motivos por los que al mismo tiempo crees que algo no encaja. A menudo recibimos llamadas y mensajes preguntando si no se harán daño, que dudan de poder hacerlo porque, dicen, son torpes como un pato, que quizá si fueran más jóvenes y en mejor forma le darían una oportunidad… Recuerda que:

Quien quiere cambiar algo encuentra 1000 razones
y quien no quiere encuentra 1 excusa.

Si crees que eres demasiado mayor, nunca serás más joven que en este instante. Si crees que te hubiera gustado probarlo hace años recuerda que nunca es tarde para aprender algo nuevo. Además, el parkour/ADD bien trabajado, al igual que otros sistemas de entrenamiento, mejora tu forma física y vitalidad y ralentiza el envejecimiento.

Si crees que tu condición física no está a la altura, que deberías estar más fuerte primero o ser más ágil de por sí, lo estarás con el propio entrenamiento y el paso del tiempo. Recuerda también que no necesitas una condición física excelente para trabajar las bases y disfrutar con cada sesión desde el día uno.

Si crees que el parkour/ADD puede ser muy peligroso, llevas razón. Puede serlo, pero por esa lógica también puede no serlo. Exponerse a situaciones peligrosas en las que fallar tiene consecuencias es una decisión personal a la que nadie te obliga pero al mismo tiempo evaluar riesgos y tomar decisiones responsables es una obligación constante. Una vez se prueba, la relación con el riesgo y la superación de miedos y bloqueos mentales se vuelven uno de los pilares fundamentales por los que el parkour/ADD engancha y se disfruta tanto.

Si te da vergüenza fallar ante otros, tu sentido del ridículo te impide salir a la calle a practicar o simplemente crees que se te dará tan mal que no merece la pena intentarlo, has de saber que aquí no hay mejores ni peores, tampoco gana ni pierde nadie. Solo se hace porque te divierte, te entretiene, te desafía, te pone a prueba, mejora tu forma física… o una mezcla de todo. Además, trata de responder a esta pregunta, ¿realmente tengo que ser hábil en algo para que eso que hago sea positivo para mí?

Un ejemplo reciente en RRSS de empezar a practicar parkour con más de 50 años.

Pruébalo tú mismo/a

Sinceramente, no hay texto ni entrada de blog que vaya a explicarte mejor qué es y por qué te conviene practicar el parkour/ADD que tu propia experiencia. Tienes que probarlo para saber si es lo que estabas buscando.

Lo que sí diremos es que empezar solo o sola puede ser un problema por no saber como hacerlo o por falta de motivación. Una parte importantísima de nuestra practica es practicar con más gente, ser ayudado o ayudar a quien lo necesita, intercambiar ideas y estilos, compartir retos, tener referentes… en definitiva ser parte de una comunidad.

Para ello tenemos grupos para adultos de nivel iniciación para aprender las bases y de mayor nivel con aquellos alumnos y alumnas que ya llevan uno o dos años con nosotros. Hemos tenido participantes desde 16 años hasta, por ahora, 50 años de edad; de todos los géneros; en gran o baja forma como punto de partida; con experiencia en otras disciplinas o novatos absolutos…

Como idea final, si quieres aprender, podemos y queremos ayudarte. ¡Ponte en contacto!

Saltos, retos y recorridos varios de las clases. Verano del 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *